Me acuerdo del día que nací

16.11.2021

Recordar el día en que nací era algo tan normal que nunca le di mucha importancia y la experiencia quedó en el "baúl de los recuerdos", hasta que la semana pasada participé en un curso sobre la vida después de la muerte.
Fue tan grande mi sorpresa al ver las caras de las personas que estaban allí cuando lo conté, que ahora siento la responsabilidad de sacarlo a la luz, por si le sirve a alguien, parece que ayudé a dar paz a alguna alma y despejé algunas dudas sobre la reencarnación y otras grandes cuestiones...
Mi memoria es algo que tengo desde el mismo día que nací, como puede ser el primer día de colegio, o mi primer beso. Es algo que siempre se mantiene fresco en la memoria y esto se aclara porque la gente me preguntaba con qué técnica de regresión lo había conseguido, y aunque no conozco esas técnicas. No fue nada de eso.
Lo que me parece más curioso del día en que nací es que tengo la sensación de que en ese momento, yo era el mismo que te cuenta esto ahora con 52 años, como si los años no hubieran pasado, porque no me recuerdo como un bebé ignorante y vacío de contenido, sino todo lo contrario. En aquel momento, incluso antes de nacer, sabía lo que era la vida, o mejor dicho, sabía lo que significaba el sentimiento de vivir, mucho más claro y real de lo que ahora podría detallar, porque lo había experimentado muchas veces antes.
Lo primero que sentí fue la más que placentera sensación de flotar en una oscuridad cómoda y segura.
No sé el tiempo que estuve en este estado... podían ser horas, días o meses... el tiempo no importaba o no existía... porque era un estado perfecto.
De repente empecé a sentir el movimiento de las convulsiones del parto y me encontré aspirada por un conducto muy estrecho que me reveló por primera vez la sensación de tener un cuerpo.
Creo que fue en ese momento y antes de venir a la vida cuando supe que estaba naciendo y que iba a empezar a vivir una vida terrenal.
Recuerdo que mi primera emoción fue una gran angustia porque ya sabía lo que es el sufrimiento y lo que significaba tener que pasar por todas las "experiencias" de la vida.
Cuando me "sacaron" del cuerpo de mi madre, las primeras sensaciones que recuerdo fueron sentir un frío intenso muy desagradable y la luz agresiva de la lámpara de la habitación del hospital.
También recuerdo algo que me parece muy extraño aunque curioso ahora... y es que podía ver a las personas que estaban allí,.. varios hombres y mujeres con sus batas blancas. Como si estuviera viendo mi propio nacimiento desde otra perspectiva, fuera de mi cuerpo.
Estaba tan angustiada que si hubiera podido, habría vuelto a mi madre y al intentar levantarme en posición fetal para ver si volvía al claustro materno, sentí el desagradable cachete que me pareció tan fuerte y ofensivo que me hizo gritar de dolor... y de rebeldía.
Luego recuerdo vagamente cómo me taparon y me llevaron a dormir ...
Iglessias.